Bandolera

Germán y Martina regresan del viaje de bodas


Tras el secuestro de Margarita todo el pueblo se encuentra muy afectado y piden explicaciones a Olmedo.

Olmedo exige a Sara la publicación de unos pasquines contra los jornaleros, a lo que ella se niega, pero el guardia civil le recuerda lo sucedido con Peralta, quién no quiso doblegarse a sus deseos.

Tras el secuestro de Margarita, todo el pueblo se encuentra muy afectado. Álvaro pide explicaciones a Olmedo y también Pepe como alcalde de Aranzana. Álvaro prohíbe a su hermana Eugenia salir del cortijo aunque la hija de los Montoro no sigue las indicaciones de su hermano y se marcha sin previo aviso.

Germán y Martina regresan de su viaje de boda. La cubana regresa como señora de la casa, con aires de grandeza y tratando, si cabe, aún peor a Carmen a quien amenaza con cobrar de su sueldo cualquier cosa que rompa de su maleta. La hija de Blas llega al pueblo tras la muerte de su padre, necesita dinero y viene decidida a vender las tierras que su padre arrendó a Roberto al mejor postor y los Pérez saben que está hablando de Álvaro.

Olmedo exige a Sara la publicación de unos pasquines que relaten las actuaciones de los jornaleros y su relación con la Mano Negra. Sara se niega, sabe que son calumnias falsas y le dice que ella se debe a la verdad. También le cuenta que sabe de lo sucedido con el pobre Peralta, quien tampoco se doblegó a sus deseos. Eugenia está decidida a conseguir el amor de Miguel de la forma que sea. Planea con Martina hacer un amarre de amor muy utilizado en la santería cubana.