Bandolera

Álvaro se entera que el nuevo gobernador ha anulado sus antiguos tratos


Sara y Miguel se juran amor eterno.

Carmen se enfada con don Germán y este va a su casa a disculparse, se abrazan y Tomás presencia la escena.

Paquillo admira al Chato y no quiere estudiar. Pero el bandolero piensa que debería centrarse en los libros para no terminar como él.

Mientras tanto, Olmedo intenta inútilmente cerrar la imprenta de Sara a través del nuevo gobernador.

Después de la confesión de Sara, Miguel perdona a la inglesa y los dos se juran amor eterno.

Germán intenta solucionar el problema de la plantación de tabaco. Martina y Álvaro quieren saber que va a pasar con el apeadero de tren. El nuevo gobernador, Abel Hermida anula todos los tratos que cerró su predecesor, el corrupto Rodolfo Yagüe,  no habrá apeadero en la finca.

Carmen se enfada con Germán. Pero el terrateniente recapacita y va a casa de Carmen a disculparse y terminan abrazados. Mientras Tomás es testigo de la escena.