Bandolera

Sara descubre que fue dada en adopción


Miguel reconoce a Sara que no cree en la culpabilidad de Roberto.

La escritora se siente aliviada y se ofrece para ser la coartada del jornalero.

Gracias a la monja del convento de Río Tinto, Sara descubre que su madre fue una gran “bailaora” que se llamaba María pero la hermana sigue insistiendo en que no siga destapando el pasado.