Bandolera

Tomás, cegado por los celos, quiere matar a Germán


Don Abel se despide de todo el pueblo de Arazana y especialmente de Sara, su hija, a la que promete volver en una semana para asistir a su boda.

Leopoldo Alas “Clarín” sigue con sus investigaciones sobre la Mano Negra, Olmedo le da el manuscrito que escribió para demostrar que existe esa organización criminal.

Don Abel, el gobernador, se despide del cura, contento porque le han dejado seguir en Arazana. También lo hace de Pepe, de Marcial y especialmente de Sara, su hija, a la que promete volver en una semana para asistir a su boda.

Leopoldo Alas “Clarín” sigue con sus investigaciones sobre la Mano Negra, Olmedo le da el manuscrito que escribió para demostrar que existe esa organización criminal.

Eugenia se enfrenta a Martina, pidiéndole que no vuelva a interferir entre ella y Roberto.

Tomás, destrozado después de ver a Carmen besar a Don Germán y conocedor de la verdadera paternidad de Roberto, se emborracha en la posada. Cegado por los celos, coge una escopeta, y va al despacho de Don Germán con intención de matarle. Cuando está a punto de hacerlo, un disparo de Álvaro, salva al cacique y acaba con la vida de Tomás.