Bandolera

Eugenia recibe noticias de Roberto


Martina incita a Jorge para que asesine a Germán Montoro.

 El Navajas pone en marcha un plan para secuestrar al niño de Miguel Romero.

Sara continúa confiando en Jorge, a quien no duda en poner al tanto de todos los acontecimientos empresariales de sus bodegas. Jorge toma buena nota, para servir como espía a Álvaro.

Por su parte, Roberto usa a Sara como paño de lágrimas, contándole el problema que tiene con Eugenia. Pero para Roberto los problemas sentimentales transcurren en paralelo a los económicos, ya que después del fiasco del oro, tiene que empezar a desmontar la maquinaria de perforación en sus tierras, lugar donde recibirá una paliza para que olvide de una vez a la Montoro.

Mientras, Eugenia ha decidido no salir de su alcoba. Su actitud tiene muy preocupado a Germán, pero el desánimo de la joven se aplaca al recibir noticias de Roberto en forma de carta secreta, donde él le confiesa que su amor no podrá ser redimido por mucho que sus familias se opongan a ello.

Los planes de Martina van por buen camino. Por un lado, la cubana ha convencido a Álvaro para que insista a su padre a que se anime a celebrar una cacería y, por otro, habla con Jorge para que esté preparado a la hora de actuar en dicha cacería asesinando a Germán Montoro.

Y, entre tanto, el Navajas no piensa quedarse de brazos cruzados, por lo que pone enmarcha el plan para secuestrar al niño de Miguel Romero.