Bandolera

Sara destrozada por la inesperada muerte de Miguel


Mendoza niega tener algo que ver con la muerte de Miguel y culpa Olmedo del suceso.

La inesperada muerte de Miguel deja a Sara destrozada. La inglesa pasará el mal trago de visitar el cuerpo de su amado, herido con múltiples puñaladas, en el dispensario.

Por su parte, Morales, también destrozado, informará de la muerte de Miguel a Olmedo. El capitán preguntará a Mendoza si tiene algo que ver con el crimen. El mercenario lo niega y señala que si alguien tenía motivos para acabar con Romero ese era Olmedo.

Mientras, Roberto y Cosme todavía están reponiéndose de la noticia de la expulsión de Juanito de la residencia universitaria cuando tienen que hacer frente a otro problema: Álvaro regresa al cortijo y no encaja bien la invasión de su propiedad así como que Eugenia no esté en el sanatorio. Su enfado sólo desaparecerá momentáneamente tras  una conversación de alcoba con Lupe.

Y, entre tanto, Inés sigue alterada. Su madre lo achaca a su reciente mareo y al miedo a volver a recaer en la alferecía. Pero el problema de la joven es muy diferente, aunque no puede contárselo a nadie.