Bandolera

Sara cree que Fernando podría estar implicado en la muerte de Miguel


Marcial, ha regresado a Arazana, todo el pueblo le recibe con los brazos abiertos.

El pueblo repudia a Asunción por el presunto pasado lujurioso de la ex monja.

Sara sigue impactada por el contenido del informe que sustrajo del despacho de Fernando. La inglesa comenta con Juan Caballero sus sospechas sobre la implicación de la banca Velasco en la muerte de Miguel. Estás mismas sospechas ocasionarán que Fernando note a Sara fría y distante con él.

Marcial, ha regresado a Arazana. Todo el pueblo le recibe con los brazos abiertos, pero el galeno no tiene intenciones de quedarse, los recuerdos de Flor todavía se encuentran muy presentes en su memoria. Sin embargo, Marcial no podrá pasar por alto la acuciante necesidad que tiene el pueblo de un médico y terminará por convencerle para establecerse de nuevo.

Mientras tanto Arazana repudia a Asunción, por culpa de una metedura de pata del padre Damián, que se va de la lengua en la taberna, lo que provoca que se extienda como la pólvora el rumor del pasado lujurioso de la monja. Así, la mujer tendrá que tomar cartas en el asunto y encarar a Pepe para explicarle la verdad de lo que ocurrió en aquel convento.

En casa de los Flores, Jairo se muestra exultante con su nuevo trabajo en el cuartel de la Guardia Civil, pero la alegría le durará poco cuando descubra que Olmedo le tiene reservado los trabajos más sucios e ingratos posibles.

La alegría de Inés junto a Mario tampoco durará mucho, ya que el cajero, ante la insistencia de Inés por dar rienda suelta a sus pasiones, aboga por la pureza y la importancia de llegar virgen al matrimonio. Este deseo de Mario, provoca que Inés comience a preocuparse y atormentarse por su situación.