Bandolera

Sara, dolida con Fernando, se sincera con Roberto


Tras el encarcelamiento de Tobías, Jairo e Inés quieren ver a su padrastro en la cárcel.

Leonor recibe el encargo que hizo a Jorge: un maletín con una pequeña bomba.

Tras el encarcelamiento de Tobías, los ánimos siguen caldeados en la familia Flores, al querer Jairo e Inés ver a su padrastro entre rejas, con la oposición de Adela. Además el joven Jairo llega a culpar a su madre de meter ese monstruo en su casa. Finalmente, el muchacho se reconcilia con su madre e Inés logra su propósito, consiguiendo que le concedan el permiso para ir a ver a Tobías.

Leonor recibe el encargo que hizo a Jorge: un maletín con una pequeña bomba. Quiere atentar contra el diputado en una cena que Roberto dará en su honor, en el cortijo de los Montoro.

Sara continúa muy dolida por el rechazo de Fernando y se sincera con su amigo Roberto, quien le recuerda su cita esa noche para cenar con el diputado. Un evento al que se sigue oponiendo Álvaro, quien por otra parte, confuso con su relación con Lupe, continúa mostrándose arisco con ella.