Bandolera

Mario no puede olvidarse de Adela


Pilar, en su empeño por demostrar a todo el mundo que puede ser una gran artista, quiere cantar en la posada.

Jimena, muy dolida todavía por la pérdida de su familia, va a prestar declaración al cuartel de la Guardia Civil.

Pilar, en su empeño por demostrar a todo el mundo que puede ser una gran artista, quiere cantar en la posada. El padre Damián no puede aceptarlo y se lo prohíbe tajantemente. Jairo, por su parte, intenta consolar a la muchacha.

Aunque Mario se esfuerza en ocultar sus verdaderos sentimientos, la atracción que siente por Adela todavía está muy presente en su corazón.

Jimena, muy dolida todavía por la pérdida de su familia, va a prestar declaración al cuartel de la Guardia Civil. Parece que el incendio fue un accidente. Sara ofrece a Jimena quedarse en su casa momentáneamente.