Bandolera

El promotor de boxeo Roque Santana llega a Arazana


Los Flores despiden a Inés y Mario, que se marchan a Cádiz, la joven confiesa a su marido y su madre que siempre ha sospechado que entre ellos había una relación.

Teresa maquina un nuevo plan para hacerse con la fortuna de los Velasco-Del Caz que pasa por matar a doña Leonor.

Ofelia y el inocente trampero Rafalín confiesan sus sentimientos y terminan besándose.

Los Flores despiden a Inés y Mario, que se marchan a vivir Cádiz. Antes de irse, Inés deja caer a Mario y a Adela que sospechó que entre ellos dos hubo algo más que buena amistad.

En la posada, las chicas se despiden de Ofelia, que recibe la visita de Rafalín. Ofelia y el inocente trampero se confiesan sus sentimientos y terminan besándose. Ofelia se marcha y Rafalín, roto de dolor, se enfada con el Chato y se marcha de las cuevas, cogiendo una botella de licor con el propósito de desaparecer y ahogar sus penas en alcohol.

Teresa maquina un nuevo plan para hacerse con la fortuna de los Velasco-Del Caz que pasa por matar a Leonor. Con ese fin, vuelve a acercarse a Aníbal, viendo en él un posible aliado. Por otra parte, Álvaro, en silla de ruedas, confiesa a Lupe que es muy probable que no vuelva a caminar en su vida.

Un visitante llega a Arazana, se trata de Roque Santana, un promotor de peleas que se fija en Jairo, cuando presencia el derechazo que el chico da al Pajerete, en un altercado en la taberna.