Bandolera

El Capitán Roca detiene finalmente a Olmedo


Jairo confiesa a Jimena que, aunque besara a Pilar, poder conversar con ella, le resulta sumamente reconfortante.

En la posada, Eva se encarga de amedrentar a Clara, a quien ve cada vez más como una enemiga y un obstáculo para medrar ante Lupe.

Jimena confiesa a Alejandro que comienza a sentirse desbordada por el cautiverio del Chato. El tiempo se agota y todavía no tienen un buen plan para liberarle. En el plano emocional, Jimena sufre al tener que servir como paño de lágrimas de una afectada Pilar, que confiesa a su amiga que se ha vuelto a besar con Jairo.

Por su parte el muchacho confiesa a Jimena que, aunque besara a Pilar, poder conversar con ella, le resulta sumamente reconfortante, después del duro día que ha tenido, participando en la detención del capitán Olmedo que ahora ha pasado a ser un reo igual que el Chato. Además el capitán Roca le amenaza con encerrarlo en la misma celda, como escarmiento por sus malos tratos y vejaciones hacia el bandolero.

En la posada, Eva se encarga de amedrentar a Clara, a quien ve cada vez más como una enemiga y un obstáculo para medrar ante Lupe. El capitán Roca acudirá al lugar para comunicar personalmente que Olmedo ha sido detenido, por lo que no tendrán que aguantar más sus malos tratos. Momento que aprovecha Pablo para dirigirse al capitán y disculparse por su torpe actitud en su último encuentro.

Y es que Pablo se ha propuesto dejar de beber y esforzarse en agradar a su padre, sirviendo a los negocios de la familia, apoyado en Elisa, que pide a su suegro que no maltrate más a su marido.