Bandolera

Carlos García se suma al reparto de ‘Amar es para siempre’


Carlos García y Sara Casasnovas se suman al reparto de ‘Amar es para siempre’ interpretando a Fernando Solís y Alicia Peña, personajes que vuelven en esta nueva etapa.

El regreso de Fernando a la serie supone un inesperado golpe de efecto que ningún espectador sería capaz de imaginar. Estamos en 1961 y Fernando es un agente del Partido Comunista que vive sus horas más bajas. Ha sobrevivido a un fusilamiento y lleva diez años intentando encontrar su lugar en el nuevo horizonte del Partido. Desde el año 54 se ha abandonado la lucha armada y se ha optado por la penetración sutil en distintos estamentos culturales, entre ellos, el cine. Es la época en que gente como Bardem, Muñoz Suay o Ducay intentan deslizar en sus películas una manera de ver el mundo y un mensaje de cambio.

En este contexto una militante del Partido Comunista Español en Francia, Isabela, es detenida cuando trae a Madrid propaganda y dinero.

Fernando viaja desde París para seguir de cerca su suerte e intentar su liberación. Aquí conoce a Valeriano, miembro del Partido que trabaja como ayudante de dirección en una productora de cine. Fernando es un ser molesto para sus antiguos camaradas y también para las nuevas generaciones que le ven como un hombre desfasado, embriagado por los vapores de una gloria pasada e incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos.

Fernando inquiere a Valeriano que es lo que el Partido piensa hacer por defender a una de los suyos. Las formas de Fernando molestan a Valeriano que le confirma que el Partido no tiene intención de mover ficha pues están embarcados en una estrategia a largo plazo y cualquier movimiento en falso podría echarla abajo. “Un militante es un precio demasiado bajo, un peón en un tablero de ajedrez” y el Partido está dispuesto a sacrificarlo si con ello cree garantizarse la victoria de la partida.

Fernando no es capaz de quedarse de brazos cruzados viendo que ni siquiera se va a preparar una defensa legal que garantice una pena mínima. Primero acude por su cuenta y riesgo al despacho de Arturo. Sabe que Arturo es un “viejo compañero” de viaje y que ha defendido a otros militantes o activistas como Durán. Arturo le cierra las puertas, no va a mover un dedo por Isabela. Su vida privada está muy comprometida en estos momentos y además considera que ya ha hecho por el Partido, en el cual además no milita, más de lo que se le puede exigir.

El antiguo activista que hay dentro de Fernando se rebela contra esta inacción y en un momento de desesperación plantea a Valeriano una acción armada: asaltar el furgón del traslado que lleva a Isabela de una cárcel a otra.

Valeriano, tras un tiempo de reflexión, empieza a comprender que la idea de Fernando no es tan descabellada como él creía. Si el Partido libera a una de sus militantes en una acción de éxito obtendrá una publicidad mucho más rentable que la que cualquier Congreso, órgano de prensa o película podría obtener. Da luz verde a la idea de Fernando.

Durante una semana se prepara el operativo. Un funcionario de la cárcel que trabaja para la causa es el informante del día y hora del traslado. Cuando el momento por fin llega, Fernando descubre que ha caído en una trampa. El Partido le ha vendido y le ha entregado al Régimen. Fernando ya no es Roberto Setién, el ciudadano español casado con una francesa bajo cuya identidad ha entrado en España. Ahora el Régimen sabe que el antiguo agente sobrevivió a su fusilamiento. Nadie sobrevive dos veces a su propia muerte y esta vez la policía – a través del personaje de Ricardo Conde, antiguo miembro de la Político Social – se asegurará de que no haya fallos.

Mientras Ricardo Conde busca a Fernando Solis, Alicia ha conocido a Inés y a Macarena y ha contratado a esta última como pasante para su modesto despacho. Macarena ha aceptado el trabajo atraída por un irresistible gancho: entre los clientes de Alicia está la productora de cine en la que trabaja Valeriano.

Fernando, que ha huido de la trampa de Valeriano, se ha refugiado en el Pozo del Tío Raimundo amparado por Daniel, a quien conoce en una emocionante y emotiva visita a una Iglesia.

En el Pozo van a coincidir, tras seis semanas de emisión durante las cuales Fernando y Alicia no se han encontrado, los dos protagonistas de la tercera temporada de la serie. Será Alicia la que impedirá que Fernando liquide a Valeriano cuando tiene ocasión.

Alicia poco a poco sanará las heridas sentimentales de Fernando y le convencerá, cuando todo está perdido para él, de que la vida aún tiene mucho que ofrecerle, siempre hay segundas oportunidades como la que él tuvo al revivir el fusilamiento.

Podéis encontrar toda la información sobre esta serie en:

‘Amar es para siempre’ Mi Zona TV

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!