Bandolera

En busca de la felicidad. Sara y Miguel deciden irse de Arazana


LA PROPUESTA DE SARA

Sara comprende que la decisión de Miguel de abandonar la Guardia Civil es inamovible y le propone trabajar en sus bodegas, pero él rechaza la oferta: “Si dejo el Cuerpo, tendré que marcharme de Arazana. No puedo seguir aquí”. “En ese caso, me iré contigo”, replica ella.

EL ACOSO DE EUGENIA

En la hacienda Montoro, Roberto se da cuenta de que Eugenia no ha vuelto tan recuperada del sanatorio como ella asegura. Y es que la joven sigue acosándolo.

EL PIRRI NO QUIERE SER BANDOLERO

La vida de bandolero no está hecha para el Pirri y trata de hacer ver al Chato que no quiere formar parte de la banda.

LOS DESEOS DE MIGUEL

También Miguel tiene un enfrentamiento con Mendoza, lo que aumenta sus ganas de irse lejos con Sara.

LA DESPEDIDA DE SARA

Esta, por su parte, ultima los preparativos del viaje: propone a Roberto  que se quede a cargo de sus viñedos y se despide de sus compañeros y de  Fernando del Caz, que intenta disimular la tristeza que le provoca la  noticia.

LA MUERTE DE LA MAÑA

El estado de la Maña ha empeorado y, consciente de que ha llegado su hora, hace llamar a Pepe. “Te quiero y seguiré amándote desde donde esté”, susurra la mujer antes de exhalar el último suspiro.

JUAN, EN PELIGRO

Juan Caballero llega a la posada y se encuentra cara a cara con el hombre a quien ha estado usurpando la identidad: el marqués de Benamazahara.

LA JUGADA DE JUAN CABALLERO

Don Diego, el verdadero aristócrata, no dudará en exigir una compensación monetaria por el uso fraudulento de su título: “Si no me paga, lo denunciaré a las autoridades”. Juan, astuto, logrará convencerlo para que se jueguen ese dinero a las cartas.

ROBERTO BEBE PARA OLVIDAR

En la misma posada se halla Roberto, que, agobiado por la situación que vive con Eugenia, bebe para olvidar.  Durante su estancia en el establecimiento se enzarza en una fuerte discusión con el general Baudilio Pereira, en la que Miguel se ve obligado a intervenir para defender al joven Pérez. Tras esto, Romero decide meter en el calabozo al militar.

FERNANDO, LA SALVACIÓN DE PEREIRA

El encierro de Pereira no durará mucho. Enterado de lo ocurrido, será Fernando del Caz quien pague la fianza y lo saque de allí. “Intente no meterse en más líos”, le ruega el banquero.

ROMERO, INTRIGADO

Miguel, por su parte, está muy intrigado por el fuerte carácter del militar y pide información acerca de su pasado.

TOBÍAS ACABA CON LA PLAGA

Tobías acaba con la plaga que asolaba los viñedos de Sara.

LA GENEROSIDAD DE SARA

Tras esto, Sara le pide a Tobías que se quede de modo permanente y le ofrece la antigua casa de los Pérez para que se instale allí con su familia. Adela e Inés, la esposa y la hijastra del viticultor, le agradecen a su nueva patrona su muestra de generosidad.

LA DIMISIÓN DE MIGUEL

Romero decide presentar su dimisión en el cuartel para satisfacción de Olmedo.

FERNANDO ESTÁ TRISTE

Fernando, cada vez más interesado en Sara Reeves, sufre en silencio al pensar en el momento en que ella se marche a Inglaterra con Miguel. “Me duele pensar que no volveré a verla”, se dice.

MÁS IMÁGENES

Fuente