Bandolera

Entrevista Exclusiva a Alfonso Begara: “El Chato se enamorará de verdad; sentirá y padecerá los rigores del amor”


Desde la web hemos realizado una Entrevista Exclusiva a Alfonso Begara (El Chato).

En primer lugar, Gracias por haber estado dispuesta a concedernos esta entrevista en exclusiva para la web ‘Bandolera Mi Zona TV’. Esperamos que sea de tu agrado.

¿Siempre tuviste claro que querías ser actor? Si no es así, ¿cuándo y por qué decidiste ser actor?

De pequeño quería ser bombero primero, después veterinario. Acabé mis estudios de secundaria, y en (no se cómo se llamará ahora) COU me incorporé a un grupo de teatro que había en mi pueblo, Torredonjimeno, donde coincidí con artistas de todo tipo, músicos, pintores…, allí descubrí que me gustaba el teatro, que tenía posibilidades, y al acabar los estudios me fuí a Málaga a estudiar Arte Dramático. Aunque si tengo que decir un punto de inflexión, fue viendo a un compañero del grupo de teatro hacer un monólogo de Octavio Paz, de ahí que la palabra sea lo que me resulte más atractivo de la interpretación. Siendo niño en todas las fiestas del colegio acababa haciendo algún numerito.

Sabemos que te gusta el mundo de la música, pero ¿te gusta como hobby o de manera más profesional? ¿Alguna vez has pensado en dedicarte a ello?

La música la necesito, en cierta manera me cura, y me mejora el humor, siento curiosidad y no paro de aprender. No tiene ninguna pretensión más que hacerme gozar y a quien quiera escuchar que goce igualmente. Con la actuación tengo una relación más laboral, pero también lo paso bien. Si que he pensado alguna vez dejarlo todo y dedicarme a la música, pero también que gusta la interpretación, al fin y al cabo son dos mundos y lenguajes que tienen mucho que ver. Aunque no me dedique a ello del todo, la música me ha servido para ciertos trabajos, donde he tenido que cantar, tocar, o componer algún tema.

¿Tienes algún grupo de música? ¿Qué prefieres el mundo de la música o la actuación??

He tocado con músicos y hemos hecho conciertos, pero casi siempre actúo solo con la guitarra. Ahora estoy con un grupo “Los del turco”, con un amigo de Jaén que toca bosa nova también y algo de flamenco, y estamos trabajando un repertorio para dar algún concierto. Con la música me siento más libre, en cuanto que soy yo quien me dirijo, escribo, pongo música, y toco.

¿En qué proyectos te hemos podido ver anteriormente?

En Hospital Central hice unos siete capítulos, siendo lo más significativo en televisión (salvando Bandolera), también en Amar en tiempos revueltos hice un personaje “el gitano”, cortito pero muy  chulo. En otras series también he hecho alguna cosilla (Los Serrano, Sin Tetas no hay paraiso, Herederos, Cuestión de Sexo) En cine: “Camarón, la película”, “Lola”, “Los minutos del silencio”, “El Cónsul de Sodoma”, “La mula”… En teatro empecé en Madrid en la compañía nacional de Teatro Clásico con “El burlador de Sevilla”, luego en la compañía nacional con “Los verdes campos del Edén”, “Sueño de una noche de Verano” (medio musical), “Bajarse al moro”, en fin, igual vistéis alguna de estas funciones, con casi todas estuvimos de gira

¿Nos puedes hablar un poco más de la película  “La Mula”? ¿Cuándo podremos verla?

La Mula es una novela de Eslava Galán, un escritor jiennense, nada más conocer el proyecto me leí el libro, que es impresionante. Estaba propuesto para uno de los protas, hice muy buena prueba, pero al final por edad me tuve que conformar con un personaje muy pequeñino. Fue una suerte de todas formas conocer al director, Michael Radford, director de películas maravillosas como “El Cartero de Neruda”. El haber conocido y tratado con este hombre es lo mejor que me llevo de aquel proyecto. Sé que hubo algunos problemas en post producción, quizá por ello se esté retrasando tanto el estreno, imagino que se hará en breve.

A parte de Bandolera, ¿Podremos verte pronto en más proyectos?

Ahora mismo estoy compaginando la serie con una obra de teatro, “Los últimos días de Judas Iscariote”, la idea es ponerla en un teatro en Madrid una temporada, y hacer gira. Por lo demás no hay nada a la vista.

Algunos actores han comentado hace poco en varias entrevistas que el rodaje de la serie se parará en diciembre, pero ¿es un parón definitivo o temporal? ¿Nos puedes aclarar un poco hasta cuándo está previsto seguir con la serie?

No sabemos a ciencia cierta si será definitivo, lo que debemos hacer es defenderla día a día, y espero que si la audiencia se mantiene, que ojalá que suba, podamos seguir el año que viene.  Personalmente le deseo lo mejor a la serie, porque os aseguro que hay un equipazo, trabajando un poco a destajo, pero con mucho amor y profesionalidad. Digamos que el engranaje del equipo funciona y es un placer trabajar así.

¿Cómo entraste a formar parte de Bandolera? ¿Hiciste un casting o te llamaron?

Ya me conocía el director de casting de otras pruebas. También otros trabajos anteriores me sirvieron, “el gitano” de Amar en tiempos revueltos, el “Pescailla” en la película de Lola. Hice muy buen casting, no sé si fue porque andaba viviendo un poco bandoleramente desde hacía un tiempo en un pueblo precioso de Guadalajara, Algar de Mesa (Algar en árabe significa cueva).

Casi todos los actores dicen que el madrugar, pero para ti ¿Qué es lo te resulta más duro de tu trabajo?

Estar atento y dispuesto, también desentrañar el guión y estudiarlo. Cuando vamos a grabar es el resultado de un previo estudio, estudio que hace todo el equipo, maquillaje y peluquería, vestuario, producción, los directores… Al llegar al plató lo ideal es que cada uno se sepa bien la partitura.

¿Si tendrías que definir al Chato en una palabra, cuál sería? ¿Tienes algo en común con tu personaje?

Libre, el Chato no guarda las maneras, siempre es visceral y trasparente. Vive en la naturaleza y cada noche tiene las estrellas (sin ninguna contaminación lumínica), también le gusta ver la puesta del sol. A mí me gusta mirar las estrellas y la puesta de sol, pero lo hago mucho menos de lo que quisiera. Otra cosa que defiende a ultranza es la familia, pero la familia como la gente que te rodea a diario, el grupo al que pertenece, la gratitud a quien lo ha criado y orientado  en  su  vida. Ahí también me siento  bastante identificado. Respecto a robar y asaltar, no tenemos mucho en común.

De no haber interpretado al Chato ¿A qué otro personaje de la serie te hubiese gustado dar vida?

Pues la verdad es que no se me ocurre ninguno, creo que está tan bien el reparto…, que no me veo haciendo ningún otro personaje.

¿Es difícil grabar con animales: los caballos, Mantecao, la cabra…? ¿Nos puedes contar alguna anécdota de esto?

Los animales son una lección de naturalidad y verdad en la actuación, intentamos que nos favorezcan en lo posible, pero es inevitable que se revelen, hay disparos, reacciones violentas, gritos… Con mucha calma casi siempre salimos airosos de trabajar con ellos. Como anécdota, contaros como Carranza, y su relación, dentro y fuera del rodaje con los animales hacían que después tuviera escenas maravillosas con ellos. A Juan Gea le encantan los animales, al decir eso se presuponen otras maravillosas cualidades de las que todos, en especial yo, hemos disfrutado. Al igual que el personaje de Rafalín con su Mantecao, para comérselos.

¿Tuviste que aprender a montar a caballo al entrar en Bandolera o ya sabías de antes? ¿Te gusta tener que montar a caballo en los rodajes?

Ya sabía montar, aunque de hacía poco tiempo, ahora con la serie tengo la suerte de soler montar. Imaginaos en el monte con un caballo galopando entre los árboles y el rio, es idílico, me encanta.

¿Cómo es grabar las escenas de tiroteos? ¿Qué es lo que nosotros vemos cómo sangre? ¿Cómo preparáis eso?

Pues al tener relativamente poco tiempo para hacerlas, se hacen midiendo bien los planos, reacciones, efectos… También ensayándolas en la medida de lo posible. La sangre y las heridas se las debemos al estupendo equipo de maquillaje, los actores solo tenemos que decir ¡ay!, y ya tenemos la ilusión hecha.

Cuando estaba Carranza, veíamos muchas escenas de risa entre los bandoleros, ¿Os lo pasabais igual de bien en el rodaje? ¿Nos puedes contar alguna anécdota?

La verdad es que Juan Gea, con todo el oficio que tiene, que es un cómico auténtico de carreta y de caminos, era un gustazo para trabajar todo tipo de situaciones, con su impresionante voz, sus pausas fundamentales, y con su buen humor y disposición a la hora de trabajar. Claro que a veces hay que quitarle hierro a algunas cosas, y es entonces cuando aparece la comicidad, que para mí es fundamental. Ahora sin él, está el Rafalín, que con él rara es la vez que no hay algo de comedia.  También Juan Caballero, que da mucho juego, y hace gran contraste con el carácter del Chato.

Carranza aunque no esté, vive entre los bandoleros, como referencia y ejemplo, eso siempre será así. Como anécdota, pues no sé, rara era la vez que no nos hemos reído hasta de nuestra propia sombra. Cuando estuvo entre nosotros ya casi teníamos preparado un número musical, todos los bandoleros bailando y cantando “Bandolera, bandolera, porque mi vida yo la quiero vivir así…”, unas risas, de las que Juan Gea era gran responsable. También cuando en una escena en la que supuestamente había caballos y llegábamos  y no había por lo que fuera, hacíamos como en la película de los Monty Python  “Los caballeros de la mesa cuadrada” que emulaban los caballos con cocos haciéndolos chocar con las manos y acompañando en vaivén con el cuerpo.

 

¿Qué tal te llevas con tus compañeros del equipo? Parece que hay muy buen ambiente.. ¿De qué actor te llevas algo que nunca olvidaras?

Me llevo bien con todos, en especial con los que más suelo trabajar, y es un llevarse bien por el grado de implicación y dedicación que todos ponen en su trabajo. Mucha gente compagina la serie con teatro, esa es una conexión muy a tener en cuenta.

De todos los actores con los que trabajas te llevas algo, en especial cuando llevan mucho más tiempo que tú trabajando, como es el caso de Manuel Bandera, Marcial Álvarez, Juan Gea. Lo que nunca se me olvidará de ellos, de ellos tres, que son con los que más he trabajado, es el buen humor, el juego, la alegría y “el tirarse al barro”, sin remilgos de actor consagrado. De Fernando Vaquero también me llevo eso, la escucha y el juego.

Otros actores de la serie han comentado alguna vez que Fernando Vaquero improvisa mucho en sus escenas, ¿Te ha sorprendido alguna vez metiendo alguna frase que no tendría que ir ahí o de alguna otra forma?

No es que improvise, enriquece el guión con palabras, expresiones, que hacen que la idea del guión sea más clara y más certera. Sé a ciencia cierta que Fernando estudia bien sus guiones. Algunas veces nos tenemos que adaptar inmediatamente a lo que ocurre en el set (que no siempre es lo que pinta el guión) o algún cambio de última hora, ahí sí que debemos “improvisar” de alguna manera.

La mayoría de las sorpresas que te da Fernando te vienen de perlas para tu propio trabajo, las que no las hablas con él y llegamos a un acuerdo, de la misma manera al contrario.

¿Qué tal son esas escenas con Fernando Vaquero? El público pide más escenas del Chato y Rafalín juntos ¿te gustaría a ti compartir más escenas con él?

Pues claro

¿Cómo fue grabar la escena en la que El Chato, el galeno y Juan Caballero se le aparecían a Carranza en un sueño vestidos de Guardias Civiles? Habiendo probado los dos tipos de ropa ¿Con cuál te quedas: Guardia Civil o Bandolero?

Cuando nos mirábamos entre nosotros no nos lo podíamos creer y nos entraba la risa, aunque luego en la escena estábamos en nuestro papel, muy serios y muy responsables.

Con la de bandolero sin duda, es tela difícil ir a caballo con la capa y ese rifle del diablo. Con la ropa de bandolero te puedes tirar en el campo en cualquier lao sin reparo en que se ensucie, aunque no estaría mal lavarla de vez en cuando.

¿Qué tal te llevas con Juan Gea? Cómo fue grabar la escena de la muerte de Carranza?

Ha sido  una experiencia estupenda, en el día a día y en el aprendizaje con este maestro de la interpretación. Espero volver a coincidir con él.

Esa escena fue complicada porque ese día precisamente no paraban de pasar aviones y había que parar cada dos por tres,  en una escena así de emotiva era un poco difícil. Lejos de pensar en que te pasaría si se muriera un ser querido en la vida real , te avienes a la situación real de que se va un gran compañero, gran persona y gran profesional.

Con El Chato te has ganado el cariño de la audiencia, ¿sabes que hay una página en Facebook llamada “No sin mi Chatorrón”? ¿Qué te parecen este tipo de movimientos que hay en internet?

Estoy sorprendido, y me siento muy orgulloso de que el Chato haya calao, a pesar de ser un bandido, un brutote y un poco salvaje. Quizá todos queramos ser un poco Chato, más libre, más reaccionario con lo mal que está repartida la riqueza, en resumen, un poco más radical. Creo que es ese contraste, entre ser un salvaje pero a la vez sensiblote es lo que hace más atractivo el personaje. Este tipo de movimientos son resultado de que hay gente que se siente identificada con los personajes, y los sigue con pasión, me parece genial.

¿Qué tal es grabar las escenas de acción?

A primera vista puede resultar divertido, pero son complicadas, si se quieren hacer bien, porque no contamos con mucho tiempo para armarlas. Ayuda mucho que tengamos a los especialistas, que nos asesoran en tema de caballos y peleas y nos suplen en las secuencias más difíciles.

Hay momentos en los que hemos temido por el Chato ¿Nos queda Chato para rato?

Eso nunca se sabe, dependerá de necesidades de guión, que me surjan o no nuevos trabajos… La verdad es que entre tanta navaja y tanto tiro puede pasar cualquier cosa.

Al principio de la serie veíamos a un Chato mucho más rebelde, sin embargo ahora le estamos viendo su lado más humano ¿Qué cara del Chato te gusta más?

Me gusta más el Chato maduro, más parecido a Carranza, sin perder nunca su punto de picardía, carácter desbordado, y su vida en libertad lejos de las ataduras y exigencias de la vida social de Arazana. Pero bueno, todo es ponerse, es interesante que al personaje le sucedan nuevas cosas y se desenvuelva en ambientes diferentes.

¿Cuándo crees que El Chato comenzó a madurar, cuándo fue su punto de inflexión tras la muerte de Carranza o mucho antes, cuando murió Paquillo?

Sin duda la muerte de Carranza fue un punto de inflexión, ahora no se puede parapetar en esa protección que le brindaba el jefe de la banda. En cada muerte de un ser querido se replantea su vida, y en cada imprudencia que comete y le salvan los compañeros también debería madurar.

¿Crees que El Chato podrá llegar a tener una vida normal como han empezado a hacer el resto de los bandoleros? ¿Podremos ver al Chato paseando por Arazana tranquilamente? ¿Te gustaría ese cambio? ¿Crees que sería capaz de llevar otra vida que no sea la de bandolero?

Creo que solo por amor podría cambiar de vida, tener un huerto, gallinas, y unos churumbeles. Ese cambio sería una revolución para el personaje, ya conocemos al Chato de los comienzos, que sucedan esas cosas colorean más al personaje y suponen un nuevo reto para mí.

Por algunos avances, sabemos que El Chato se enamorará de Lupe, pero las seguidoras de la serie siempre habían tenido a Julieta como candidata para conquistar el corazón del Chato ¿Te hubiese gustado que fuese así?

Bueno, el Chato no conoce a Julieta, y si la conociera y comenzaran una relación seguramente saldría el padre con el garrote y los correría a golpes. Son dos personajes muy distintos, creo que al Chato le pega una mujer un poco más rastrera.

¿Qué nos puedes contar de la nueva relación entre El Chato y Lupe? ¿Habrá dificultades en esta nueva historia de amor?

No mucho, por lo pronto que se enamora perdidamente. Dificultades seguro que habrá.

¿Tenías ganas de que El Chato encontrase a alguien ya y dejase de pensar en La Melones?

Claro, ahora se enamorará de verdad; sentirá y padecerá los rigores del amor.

¿Se resentirá todavía más la banda al descubrir Miguel que Sara es una bandolera? ¿Tendremos Sara bandolera para rato?

Todo lo contrario, eso servirá para hacer más banda todavía, más unida. Superar los reveses y rigores del destino hace más fuertes los lazos. Ser bandolero es para toda la vida, claro que tenemos bandolera para rato.

¿Llegará algún bandolero para volver a formar la banda? ¿La partida de Bandoleros crecerá o poco a poco se irá disolviendo? ¿Crees que tienen futuro como partida de bandoleros?

Como cuenta la historia, cada vez son menos los viajeros al uso, ahora y progresivamente el ferrocarril gana terreno. Al transformarse los bandoleros en justicieros a favor del pueblo tienen bastantes posibilidades de medrar. Siempre que haya un guardia Civil tan malo y sanguinario como Olmedo, serán necesarios.

Por el momento hemos visto varias muertes y despedidas en la serie ¿tendremos más muertes importantes en esta nueva temporada? Y ¿habrá algún embarazo en la serie, veremos alguna vez niños en Arazana?¿Y alguna boda?

De lo poco que sé creo que es mejor no adelantaros nada.

Con la entrada de los nuevos personajes ¿harán una entrada a la serie? ¿Te gustaría que te propusieran que fueras tú el que cantaba la canción de “Ay… Bandolera”

Seguro que harán una nueva cabecera. Respecto a lo de cantar la canción, ya me gustaría.

¿Te gustaría ver felices a Sara y al teniente Romero o tú siempre temerás porque Sara le cuente algo al teniente?

De base el Chato no comprende esa comunión bandolera-guardia civil, también teme por la integridad de la banda. De todas formas aprecia a Sara y todo lo que tenga que ver con ella, si ella es feliz con su teniente, se tragará sus recelos.

¿Cómo crees que sería El Chato en el amor, y como padre?

Pues igual de apasionado.

Cuando Carranza murió, El Chato juró vengarse de Olmedo, pero de momento no se ha vuelto a sacar el tema ¿Vengará El Chato la muerte de Carranza? ¿Crees que si tendría la oportunidad, mataría a Olmedo?

Cualquier oportunidad que tenga la aprovechará, siempre con el beneplácito de la trama. Olmedo es un personaje muy fuerte, no será tan fácil darle caza.

Durante el encarcelamiento del Chato hemos vistos alguna escena suya con el Teniente, ¿Crees que algún día podrán llegar a ser amigos, o El Chato no olvidará que Miguel no cumpliese con su palabra?

El Chato nunca olvidará, para él la palabra y el honor son lo más importante, un hombre sin eso no merece sus respetos. Además que sea un guardia civil tampoco ayuda nada, si se quitara de eso…, quien sabe.

¿Qué final te gustaría para tu personaje?

Un principio, un giro radical, no me gustaría que muriese.

Por último, vamos a comenzar una especie de juego en las entrevistas para la web, ¿Qué pregunta le realizarías al siguiente entrevistado, sin saber de quién se trata?

¿Cuál es la situación ideal para tu personaje?

Por último te agradecemos que hayas contestado a esta entrevista y esperamos que todo te vaya muy bien.

©Copyright Bandolera Mi Zona TV. Prohibida su copia, reproducción o  utilización en cualquier web, blog o cualquier otro medio sin mencionar la fuente.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!