Bandolera

Garrincha, un nuevo bandolero llega al pueblo en busca de la banda de Chato


Sara se recupera de la herida recibida en el asalto a la diligencia y recomienda a sus hombres tener cuidado con los jinetes de La Garduña.

Lucero está muy orgulloso del ópalo que ha regalado a Pilar, pero las cosas empiezan a irle mal.

Con la lectura del testamento se descubre que Eusebio Garmendia había repartido su fortuna equitativamente entre Sofía y Pablo.

Sara se recupera de la herida recibida en el asalto a la diligencia y recomienda a sus hombres tener cuidado con los jinetes de La Garduña, pero pronto ésta se convierte en la menor de sus preocupaciones, su hijo Miguel ha sido mordido por un perro y es posible que el animal tuviera la rabia.

Lucero está muy orgulloso del ópalo que ha regalado a Pilar, pero las cosas empiezan a irle mal. Garrincha, un nuevo bandolero que anda buscando a la banda del Chato, le asalta violentamente en la sierra.

La situación en la finca Garmendia es insostenible. Sofía no quiere retrasar más la lectura del testamento de Don Eusebio, y le pide a Andrés que le ayude. En la lectura, se descubre que Eusebio Garmendia había repartido su fortuna equitativamente entre Sofía y Pablo.