Bandolera

Manuel Bandera: «Sólo he estado parado 11 meses seguidos, y te subes por las paredes»


Manuel Bandera Actor El conocido intérprete termina este domingo con el musical ‘Chicago’ y continúa con su papel en la serie televisiva ‘Bandolera’

 
Manuel Bandera (Málaga, 1960) pasó de la Química a la Física -la Educación Física- antes de dar el paso definitivo al ‘show business’. Este domingo terminan las representaciones de ‘Chicago’ en el Teatro Nuevo Alcalá, función en la que ha sido Billy Flynn, y continúa con su trabajo para la serie ‘Bandolera’ de Antena 3 como Juan Caballero, marqués y bandolero. Cine, teatro, televisión y baile -fue su trabajo durante unos años y ha ganado una de las ediciones de ‘Mira quién baila’- han marcado su vida laboral.
– ¿Cuándo decidió dar el salto a Madrid?
– Empecé a estudiar Químicas por aquello de que había que estudiar algo, pero lo dejé cuando unos amigos me dijeron que se estaban preparando para unas pruebas de ingreso en el INEF -Instituto Nacional de Educación Física-. Como se me daba bien el deporte, me embarqué en la aventura. Eso sí, para afrontar parte de los gastos de estancia trabajaba los veranos en una hamburguesería de Torremolinos que se llamaba ‘Dallas’, como la serie. Ni recuerdo cuánto me pagaban.
– ¿Cómo sobrevivió en aquellos tiempos en Madrid?
– La familia mandaba algún giro postal para ayudarme, hacían lo que podían, ya que mi hermano estudiaba Matemáticas en Granada. Vivíamos en residencias de estudiantes. Luego, cuando las cosas iban mejor, pasé a un apartamento en la calle Alonso Cano. Durante los estudios de INEF me apunté a un seminario de gym-jazz y empecé con el baile. Poco después, vi un cartel de una audición para un espectáculo de Raúl Sender llamado ‘Champán’. Y de ahí a espectáculos como ‘Mamá, quiero ser artista’ con Concha Velasco, actuaciones de Paloma San Basilio, apariciones en ‘1,2,3.’ por mediación del coreógrafo Giorgio Aresu.
– Tuvo un comienzo en el cine a lo grande.
– Contactó conmigo Luis Sanz -descubridor, entre otras estrellas, de Rocío Dúrcal- para protagonizar con Ángela Molina ‘Las cosas del querer’, dirigida por Jaime Chávarri -un profesional y una persona muy importante para mí- y luego llegó la serie de Vicente Escrivá ‘Réquiem por Granada’. Tuve intervenciones en ‘Átame’ y ‘Kika’, de Pedro Almodóvar, y participé más activamente en ‘Demasiado corazón’, con Eduardo Campoy; en ‘Más allá del jardín’, con Pedro Olea; en ‘Pajarico’, con Carlos Saura; de nuevo con Chávarri en ‘Las cosas del querer 2’.
– ¿Y ha sufrido el llamado ‘síndrome del teléfono’?
– Solo he tenido 11 meses de paro, en los que no sonaba el teléfono, y la verdad es que te subes por las paredes. Pero, como te decía, cuando no hacía cine, estaba la televisión, con series como ‘Amar en tiempos revueltos’, ‘El Súper’ y la actual ‘Bandolera’, con la que estamos con el rodaje de nuevos episodios. Y quién me iba a decir que iba a trabajar en un musical como ‘Chicago’, puro Bob Fosse, en el papel de Billy Flynn, todo un lujazo, con el mismo espectáculo que se puede disfrutar en Londres o en Broadway.
– Tiene un hijo de 20 años, ¿cómo le trasmite su experiencia en el mundo laboral?
– Le insisto mucho en la formación, en el constante aprendizaje, en tener cuantas más ‘llavecitas’ mejor para poder abrir puertas. Está estudiando CAFYD -Ciencias de la Actividad Física y el Deporte- y dedica tiempo al fútbol. Ahora, no solo hay salidas como profesor de educación física, también como preparador físico. El del Barça, Lorenzo Buenaventura, estudió conmigo, y siempre digo que quién sabe, que si no hubiese tirado por este camino hubiese acabado como preparador físico del Málaga. Lo que son las cosas. Mi hijo bajó hace poco a Málaga y mi madre le dijo: «no hagas como tu padre, tú acaba la carrera».

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!