Carles Francino es el protagonista de este cortometraje dirigido por Raquel Bedia cuyo titulo en español significaría ‘Tortura’